Un viaje de carretera épico: conoce la costa oeste de los Estados Unidos

Si crees que un buen paisaje se compone de un cielo despejado, de un mar de azul intenso, de valles y montañas con vegetación soñada y una buena cuota de sol radiante, la costa oeste de los Estados Unidos es el destino perfecto.

Este viaje de carretera es uno de los más populares del mundo. La razón es tan simple como asombrosa: la Pacific Coast Highway, la autopista que bordea la costa del océano Pacífico, que ofrece un paisaje maravilloso mientras conecta un buen número de ciudades, pueblos y playas que merecen ser visitados. Se extiende desde el norte de California, en el límite con el estado de Oregón, y llega hasta el sur del estado, hasta la frontera con México. A un lado y a otro del camino, las vistas maravillosas se suceden.

Aquí te proponemos un recorrido posible, con algunas paradas que creemos son imperdibles. La duración del viaje y de cada estadía depende de cada uno: los más fanáticos de la playa pueden programar unos cuantos días para mojar los pies en el agua fresca del océano, mientras que los que gustan explorar ciudades tienen para elegir algunos de los destinos más vibrantes del mundo.

#1 San Francisco

Esta ciudad icónica de los Estados Unidos es el punto de partida de este viaje. Allí rentarás un vehículo y la aventura comenzará. Date el gusto de cruzar el puente Golden Gate para sentirte parte de una película norteamericana. Y luego, disfruta de lo que la escena de San Francisco tiene para ofrecer: una hermosa ciudad con sus suburbios en colinas, una gran oferta gastronómica (encabezada por fabulosos cafés) y mucha, mucha cultura alternativa. Incluso sin alejarte del centro, puedes visitar museos, asistir a fiestas y apreciar arte callejero a toda hora del día.

#2 Santa Cruz

Luego de abandonar San Francisco y volverte el amo de la carretera número 1, en menos de 2 horas te encontrarás con Santa Cruz, una pequeña ciudad sobre el mar, con ese inconfundible aire de veraneo que las ciudades playeras conservan todo el año. La zona del paseo marítimo parece haberse quedado en los años 60, y todo tiene una estética americana muy fuerte, donde todo se ilumina y es colorido como en una feria de diversiones. Nada mejor que divertirse como un niño y montar en la montaña rusa junto al mar.

#3 Monterey y Carmel-By-The-Sea

Una hora después de Santa Cruz se encuentra Monterey, y es hora de dedicar un poco de tiempo a la bella naturaleza local en el Acuario de la Bahía de Monterrey o en la Reserva Natural de Point Lobos State. Si lo deseas, en pocos minutos puedes llegar al pueblo vecino de Carmel-By-The-Sea, donde se puede recorrer calles pintorescas, hacer compras o sentarse a comer en sus paseos veraniegos. Y lo mejor de todo: las playas de arena blanca, ¡un punto imperdible del viaje!

#4 Big Sur

Unos 45 minutos de carretera desde Monterey te llevarán hasta una región conocida como Big Sur. Es un área despoblada, que se destaca por su paisaje. Las montañas de Santa Lucía se abren paso hacia el mar. Para llegar, hay que atravesar el Bixby Creek Bridge, uno de los puentes más fotografiados del mundo. Con una larga lista de atracciones, nuestra recomendación es el Julia Pfeiffer Burns State Park: haz una parada, deja el vehículo en el estacionamiento y detente a admirar las vistas del Pacífico como nunca antes lo has visto.

#5 San Simeón

Esta ciudad queda a menos de noventa minutos del destino anterior. Y es una excelente oportunidad para descansar de la carretera por un rato. El Castillo Hearst es un museo como ningún otro que hayas visto: dentro, puedes viajar en el tiempo conociendo todas las habitaciones de un castillo construido por un magnate de prensa en la década de 1920. Luego, vuelve a la carretera para conocer un destino bien playero.

#6 Pismo Beach

El próximo par de días son ideales para disfrutar del veraneo y del descanso. Pismo Beach queda a una hora de viaje desde San Simeón y ofrece no solamente playas deliciosas, sino también una atmósfera muy relajada. Hay muchas opciones de alojamiento, pero si buscas una alternativa muy desestructurada y económica, puedes acampar en la playa como lo hacen muchos jóvenes visitantes. Disfruta del día surfeando olas o pescando, y de la noche con una cerveza en el muelle mientras ves el atardecer.

#7 Santa Bárbara

Si buscas otro poco de descanso antes de que el viaje se ponga un poco alocado, Santa Barbara es el lugar. El zoológico y el jardín botánico de esta ciudad son lugares que recomendamos visitar, especialmente a aquellos fanáticos de la fauna y de la flora.

#8 Malibú y Topanga Canyon

Y, continuando por la autopista costera, te encontrarás con Malibú. Lo primero que llamará tu atención es la interminable hilera de preciosas mansiones que dan al mar. También encontrarás una maravillosa geografía: bellísimas playas, costas rocosas, barrancos y cuevas. Es el lugar para salir a caminar, a comer o a tomar un café. Si quieres, puedes acercarte a Topanga Canyon, que solía ser el pueblo donde las estrellas de Hollywood se escapaban durante los fines de semana. Desde el Valle San Fernando, las vistas son impagables.

#9 Los Ángeles

Aquí recibirás un shock de vida urbana: Los Ángeles es una ciudad inmensa y muy movida, y hay muchísimo para hacer. Es un paraíso para los fanáticos del cine: puedes ir a conocer los estudios Universal, tomar un tour por Beverly Hills para conocer las casas de las estrellas o visitar el Teatro Kodak, donde se celebra los premios más importantes de la industria del cine. Los paseos por Rodeo Drive son geniales para visitar las tiendas de más alta gama, y la visita al muelle de Santa Mónica es imprescindible. Más tarde, pasea por el Hollywood Boulevard donde tendrás para elegir restoranes, bares o clubes de comedia para una noche más divertida.

#10 Long Beach

Llegando al condado de San Diego, pasarás por algunas de las mejores playas de la Costa Dorada: Newport, Dana Point y Long Beach. En Mission Beach, Pacific Beach y La Jolla te maravillarás con las lagunas que salen hacia el mar, y las asombrosas vistas.

#11 San Diego

La mejor vista de esta ciudad la tendrás desde el Monumento Nacional Cabrillo. Es mucho lo que tienes para hacer en San Diego. El Parque Balboa, una inmensa extensión que comprende un buen número de edificaciones históricas y museos, el zoológico de San Diego o simplemente sus increíbles playas serán el final perfecto para este viaje de carretera.

Hay muchas maneras de aprovechar al máximo esta costa soleada bañada por el Pacífico, y creemos que esta te encantará. Pero lo mejor de los viajes en carretera es que hay mucho logar para la improvisación: cuando un pueblo te parece encantador o un paisaje llama tu atención, simplemente detente, tómate tu tiempo y disfruta del viaje.