La vuelta al mundo en festivales

No necesitamos excusas para salir  conocer el mundo, pero a veces necesitamos alguna ayuda para elegir el próximo destino. Así que si estás mirando el mapa y no sabes por dónde empezar, en esta lista encontrarás algunos eventos de popularidad internacional en todas partes del mundo: tal vez sean el puntapié inicial que necesitas para comenzar a planear un nuevo viaje.

Para los que buscan buena música, para los que quieren fiestas locas o para los que esperan empaparse de cultura local, los festivales suelen ser una excelente manera de conocer el mundo. Solo es cuestión de tener en cuenta las fechas y planear con anticipación: por su popularidad, estos eventos suelen copar toda la capacidad hotelera del lugar.

En esta lista te proponemos diez festivales de todo tipo, para que encuentres el indicado y comiences a hacer planes:

#1 Glastonbury, en Inglaterra

Sin dudas, la música es protagonista en este festival, tal vez el más grande del mundo en materia de música contemporánea. Artistas de rock, pop, música electrónica, hip-hop y otros ritmos de la actualidad comparten más de diez escenarios distribuidos en una especie de pequeña ciudad montada para el festival. De miércoles a domingo, llegan cientos de miles de espectadores, pero los asistentes más osados y comprometidos con la aventura deciden acampar en el enorme predio. Y, bajo un cielo británico, se mojan, se embarran, se divierten y viven una verdadera fiesta de la música.

#2 La fiesta de la luna llena (Full Moon Party), en Tailandia

En esta fiesta, el protagonismo lo tiene la luna. En la isla de Ko Pha Ngan, una vez al mes, se celebra la luna llena con una fiesta junto al mar, que no escatima en música, comida, bebida y descontrol. El evento es muy concurrido por personas de todo el mundo, pero especialmente por europeos que buscan una noche bastante salvaje lejos de casa. Desde que el sol se pone hasta que vuelve a brillar, los asistentes pueden bordear la costa en busca de su espacio preferido, paseando de parador en parador hasta encontrar la mejor música o el mejor trago, siempre sorteando el tumulto de gente que no piensa en nada más que bailar y continuar con la fiesta.

#3 Burning man, en Estados Unidos

Este festival es una experiencia colectiva para quienes buscan un respiro del sistema, de la rutina, de los modos de vida que nos son familiares. En Black Rock, el nombre de la ciudad temporal donde se desarrolla el evento, en el desierto de Nevada, miles de personas (fueron más o menos 66 mil en la edición de 2014) montan una comunidad de la nada, donde todos comparten sus bienes, sus saberes y su buena voluntad para una supervivencia extrema. El festival se basa en algunos principios, como la inclusión, una economía basada en regalar, el esfuerzo colectivo pero también la autosuficiencia, y la responsabilidad cívica. El nombre Burning man, “hombre en llamas”, viene del ritual de prender fuego una figura humana gigante de madera hacia el final de la semana que dura el festival. El año pasado, la figura medía unos 32 metros de altura.

#4 Oktoberfest, en Alemania

Esta es la fiesta de la cerveza más grande del mundo, y tiene más de 200 años: se realiza desde 1810, y es una parte importante de la cultura bávara. Durante 17 días, los asistentes consumen casi cien millones de dólares en cerveza… ¡por día! Allí, se puede probar cervezas elaboradas en Múnich, y compartir con otros participantes, comiendo platos regionales y contemplando el desfile de disfraces tradicionales en un campo llamado Prado de Teresa. Cada año, se congrega una multitud de millones: en 2014, asistieron unos 6,7 millones de personas. El plan es simple: beber, divertirse, beber otro poco hasta que se haga de noche, y al día siguiente volver a comenzar.

#5 Festival de esculturas de hielo y nieve, en China

En la ciudad de Harbin, al noreste de China, tiene lugar todos los años una muestra de las esculturas de nieve y hielo más impresionantes del mundo. En pleno invierno siberiano, desde el 5 de enero y durante un mes, en que se exhiben piezas asombrosas de imponentes tamaños. El evento cuenta con dos áreas principales de exhibición: la más recreativa, llamada Isla del sol, y el espacio llamado Mundo de Hielo y Nieve, que se encuentra abierto por las noches, donde se puede pasear e ingresar a edificaciones construidas íntegramente con bloques de hielo macizo. Con técnicas de construcción muy variadas, desde la escultura tradicional hasta el tallado con láser, las esculturas son iluminadas en colores de fantasía, y la ciudad de hielo se vuelve fiesta durante el invierno siberiano.

#6 Carnaval de Venecia, en Italia

Durante los días previos al inicio de la cuaresma, las calles de Venecia se pueblan de personajes escondidos detrás de las más fabulosas máscaras. Esta es una tradición anual que, si bien estuvo prohibida durante muchos años, nació en el siglo XII y hoy está más vigente que nunca. Gente de todo el mundo se acerca para apreciar la espectacularidad de los disfraces, y para disfrutar por diez días de las ventajas del anonimato: históricamente, las máscaras dan el privilegio de divertirse, mezclarse y disfrutar sin ser juzgado. Durante la época del Carnaval, se celebran fiestas lujosísimas la ciudad. Eso sí: los precios de admisión, que pueden llegar a unos escandalosos 500 euros, puede ser un poco prohibitivos.

#7 Festival de linternas, en Taiwán

Uno de los muchos rituales de celebración del Nuevo Año chino es esta costumbre milenaria devenida festival: la suelta de faroles, en su mayoría confeccionados artesanalmente con papel de arroz, que iluminan el cielo una vez al año. En Pinxi, una localidad dentro de Taipéi, se realiza una suelta multitudinaria, y como espectadores acuden personas de todo el mundo, para observar este evento lleno de júbilo y esperanza por un buen año. La suelta se realiza el día número 15 del año lunar, que en nuestro calendario suele darse en febrero o marzo.

#8 Coachella, en Estados Unidos

En la ciudad de Indio, California, el valle de Coachella es sinónimo de música, aire libre, y una implícita nostalgia por los años 60 y su emblemático Woodstock. Durante dos fines de semana consecutivos en el mes de abril, tiene lugar este festival que cuenta con músicos de alta talla: el año pasado, encabezó el line-up la banda AC/DC, y también actuaron artistas como Drake o Jack White. Pero, a diferencia de Glastonbury y muchos otros festivales de música, Coachella se destaca por su atmósfera cool, y los asistentes le prestan esmerada atención al atuendo que llevarán para cada una de las fechas. La clave, claro, está en las coronas de flores y las gafas circulares para una fiesta de revival sesentoso.

#9 MudFest, o Fiesta del barro, en Corea del Sur

En Boryeong, a unos 200 kilómetros de Seúl, alguien tuvo la idea de hacer una fiesta en el barro para promocionar sus beneficios cosméticos. Eso fue en 1998 y, en solo algunos años, la fiesta se volvió multitudinaria, y hoy los asistentes se cuentan en millones. ¿El plan? Simple: fiesta en el lodo durante dos semanas, en un área preparada específicamente para divertirse, con artistas en vivo y más. No hay código de vestimenta más que el barro. El lugar está equipado con duchas pero, ya que el predio se encuentra en la costa del mar, es altamente recomendable sumergirse en el agua, y salir limpio… Y volver a empezar. El evento es en el mes de julio, pero la noche de cierre es la más memorable, por la cantidad de asistentes y por la intensidad de la fiesta.

#10 Holi, en India

Este festival también es conocido como la fiesta de los colores y, si bien se realiza en varias partes del mundo, en India está su versión más auténtica. El evento celebra con una fiesta multitudinaria el paso del invierno a la primavera, que es una metáfora del triunfo del bien sobre el mal en la cultura hindú. Holi se celebra en toda la comunidad, que dedica el día a salir a las calles a bailar, reír, divertirse… Se dice que es la ocasión perfecta para conocer nueva gente, o para reparar vínculos del pasado. El toque distintivo de esta fiesta lo da el color: la gente se arroja polvos coloreados entre sí, y hasta hay una guerra de globos de agua coloreada. El festival es gratis, es seguro, sano y feliz. Solo debes traer tus propios colores

Hay festivales para todos los estilos y todas las edades. Has una lista de todos aquellos eventos que no quieres perderte, hay un increíble viaje esperándote alrededor de cada uno.