7 razones para enamorarte de una rusa

Cada país tiene a su gente, y la gente su personalidad distintiva. Y si bien es difícil hacer generalizaciones sobre más de 140 millones de personas, podemos contarte sin miedo a equivocarnos algunas características con las que te toparás si decides salir con una mujer de Rusia.

Aquí van, desordenadas y llamativas, las 7 razones por las que creemos que debe ser genial enamorarte de una rusa:

#1 Son bellísimas

Y no solo gracias a la genética: las mujeres rusas dedican mucho tiempo y esmero en verse atractivas y elegantes. Las reconocerás porque siempre llevan tacos altos, y no salen de casa sin maquillarse. Es que ellas saben cuántas cabezas se voltean a verlas, incluso cuando salen a hacer la compra o pasear al perro.

Pero esto significa una gran presión, ya que quien quiera estar a la altura deberá poner también algo de esfuerzo en verse bien, y honrar así su belleza.

#2 Son muy leales

Es uno de los valores que las mujeres rusas llevan con más orgullo. Y no se trata solamente de fidelidad, sino también de ser compañeras, de compartir los sacrificios, de preocuparse por el otro y atenderlo cuando lo necesite. En el siglo 19, hubo una revuelta contra el zar y los revolucionarios que participaron fueron enviados como castigo al exilio y al trabajo forzoso en Siberia. Sus mujeres los acompañaron voluntariamente, pues no conciben forma mejor de cuidar a su pareja.

Es cierto que las mujeres rusas no son fáciles de conquistar, porque tienen estándares muy altos. Pero cuando eligen a un compañero de vida, honran su elección para siempre.

#3 Serás parte de una familia rusa

En otras palabras, tendrás suegros rusos, y esto significa que cada vez que los visites disfrutarás de un festín de agasajos. Los rusos son grandes anfitriones, que hacen del comer una fiesta: no faltarán las sopas y carnes, ensaladas cargadas de mayonesa, las patatas ni las tortas.

Y, claro, no faltará momento para beber: posiblemente el padre de una chica rusa deseará probar la resistencia de su yerno invitándolo con su mejor vodka. El ritual se acaba cuando se acaba la bebida, sin excepciones.

#4 Son independientes

La fortaleza interior que caracteriza a las rusas se traduce en un gran sentido de la independencia, especialmente en el plano profesional. Para una chica rusa, el amor propio se ejerce con una buena carrera y un buen trabajo, pues no van por la vida en busca de un príncipe azul que las mantenga.

A veces pueden ser algo tercas; sin embargo, esta fortaleza de espíritu es la que brindará a la pareja el poder de superar hasta las situaciones más difíciles.

#5 Te demandará un gran esfuerzo romper el hielo

Las frías temperaturas de su tierra pueden hacerse presentes en la actitud distante de una chica rusa cuando aún no hay confianza. En general son personas reservadas, que no demuestran demasiado entusiasmo incluso cuando se encuentran en presencia de alguien que les atrae. Conocer a la persona fiel y cariñosa que se esconde detrás de una capa de hielo ártico puede tomar un poco de tiempo, pero de seguro valdrá la pena conocerla.

 #6 Tienen grandes expectativas

No cualquier hombre tiene el privilegio de enamorar a una rusa, y quien lo haga lleva consigo la responsabilidad de no dejarse estar. La caballerosidad y los gestos de amabilidad son actitudes que las mujeres de Rusia valoran muchísimo; a los hombres maleducados u hostiles, más les conviene abstenerse, pues no tendrán oportunidad.

#7 Comerás comida rusa

Para muchas mujeres rusas, el amor se transmite también a través de la cocina. De modo que si llegas a encontrarte con una de ellas, prepárate para experimentar sabores, colores y texturas completamente nuevas a la hora de comer. Desde encurtidos hasta sopas, todo platillo puede volverse muy especial con el toque mágico de una mujer rusa.

vía Matador