Una teoría que debes aplicar para el éxito. ¡Ponte a prueba!

¿Algunas vez has escuchado sobre la teoría del brillo? Yo no tenía conocimientos sobre esto hasta que leí un fragmento redactado por Ann Friedman sobre Beyonce y Kelly Rowland. Pero yo te contare de qué se trata.

La competencia entre mujeres es muy común, pero, ¿qué tal si en vez de competir o sentirnos celosas por el éxito de las demás, empezamos a transformar todo a eso a sentir admiración?

Hay que eliminar un paradigma “Si yo no brillo, tu tampoco”. La idea principal es que las mujeres exitosas y poderosas forman grandes amigos porque ayudan a los demás a obtener éxito también.

Analizándolo bien ¿Por qué no aplicar esto a nuestra vida diaria? Después de leer sobre esta teoría decidí aplicarla en mi vida, y ¿adivina qué? Logré una gran diferencia en todo para mejor.

Este gran cambio, de dejar de sentir celos por el éxito de las demás mujeres y comenzar a celebrar sus logros trajo beneficios para ti. Te contaré sobre ellos:

En mi trabajo: Continué trabajando como periodista en un noticiero donde trabajaba con una compañera cubriendo eventos y reuniones. Aquí fue donde aplique la teoría, en vez de competir y generar una rivalidad por querer resaltar para que ella, comencé a entablar una amistad, y curiosamente terminamos teniendo mucho en común y simpatizándonos más de lo que yo creía posible. Nos hicimos amigas cercanas, y cuando ella monto su empresa y estaba buscando personal, ella vino a mí con la gran noticia. Que éxito.

En el deporte: Inicie la práctica del roller derby unos meses atrás, y me uní a un equipo. Mis habilidades del patinaje no eran muy buenas para ser honesta. En un momento, sentí un puño se celos sobre una patinadora llamada Lisa. Ella era muy buena. Pero, fui inteligente e ignore mi reacción negativa de celos y comencé a tener una amistad con ella. Increíblemente, me ayudo con mis movimientos dándome consejos en el patinaje y comenzamos a salir después de las prácticas. Todo era muy gratificante.

En la comedia: En el invierno, decidí tomar una introducción a unas clases llamadas Comique Femenino. El mayor reto era hacer reír a los demás. Sentía mucha presión viendo a los demás lograr el cometido, y yo que era una escritora me ponía terriblemente nerviosa. Cada semana, mis compañeros de clases de reían, y eso me hizo tener más confianza e hizo que me parecía fácil ser graciosa. Ellos me dieron su apoyo, y yo logré salir adelante en mis clases. Al final, cuando finalicé la introducción parecía que todos nos hubiésemos ayudado unos a otros. El apoyo se sentía y nos hicimos buenos compañeros.

En la creatividad: en el mismo curso anterior, pase a otra etapa de literatura. Mis nuevas clases trataban de leer o realizar narraciones en primera personas. Una chica de mi clase, tenía un programa de literatura en vivo, y pidió de mi ayuda para leer en su show. ¡Estaba muy entusiasmada! Después de hacerlo, pensé en iniciar mi propio show, y decidí pedirle consejos a mi compañera sobre mi iniciativa. Me tomó por sorpresa que cedió gratamente a ayudarme y a darme consejos de cómo podría tener éxito en ello. En lugar de verme como una competencia, me ayudo con amabilidad.

En mi oficina: Mi jefa y yo siempre realizamos proyectos y formamos un buen equipo, y siempre nos elogiamos el crédito que tiene cada una en haber logrado un gran trabajo. En trabajos anteriores, esto no solía ocurrir. Ahora aprecio el nivel de admiración y respeto mutuo entre las personas. Todo esto lleva a una vida en paz y llena de equilibrio.

En mi escritura: Mi grupo de escritura siempre se ha caracterizado por ser amable y honesto, pero también constructivos. Ellos se interesan en tu crecimiento personal y te apoyan para que tus trabajos sean exitosos. Mi grupo, en su mayoría son mujeres a las cuales aprecio muchísimo. Ellas han aportado su granito de arena en mis trabajos y todas trabajamos ayudándonos unas a otras. Sin celos. Sin envidias.

Todas brillamos juntas”

Todos tenemos nuestras historias personales acerca de la teoría, en la que el brillo jugo su rol tanto para ti, como para las demás personas. En pocas palabras, da una mano a los demás, y ellos te las darán a ti.

Via: www.hellogiggles.com