¿Quieres saber qué dice tu piel de tu salud?

En la actualidad, la medicina cuenta con sofisticadas máquinas para estudiar al cuerpo que ayudan a obtener los diagnósticos más precisos. Sin embargo, nos preceden milenios de antepasados que contaban con otras técnicas menos tecnológicas pero igualmente precisas para leer síntomas y diagnosticar o evitar enfermedades.

Las mismas técnicas, con una eficacia largamente probada, pueden ser utilizadas en la actualidad para leer la piel del rostro e identificar aquello que podría causar manchas, imperfecciones o irritación. El mapeo facial es una práctica ancestral que tiene origen en la tradición ayurvédica, y lo que hace es conectar puntos del rostro con otras partes del cuerpo, y así se identifica cuáles son los órganos que se debe tratar para obtener mejoras en el aspecto de la piel.

Estas son diez áreas de la piel que podrían estar afectadas, y esto es lo que dicen de tu salud:

1. La frente: puede indicar problemas en la vesícula biliar o en los riñones.

La tradición ayurvédica señala que esta área está regida por el dosha Vata, y se relaciona con el sistema nervioso, es decir, con el estrés y con el estancamiento interno, que posiblemente causan erupciones en la frente.

Para remediarlo, conviene disminuir el consumo de alimentos procesados y grasas. Incorporar hábitos de yoga y meditación ayudará a mantener el estrés en su más bajo nivel.

2. Entre las cejas, del lado izquierdo: podría indicar una represión de emociones que afecta al bazo.

Parece fácil de deducir que una profunda ansiedad contenida puede ocasionar arrugas en el rostro. Pero si aprendemos a leer la lineatura que estas forman podemos encontrar dónde se encuentra acumulada la tensión, y cuál de los órganos requiere de alivio.

Una línea vertical entre las cejas, si se encuentra orientada hacia la izquierda, indica la represión de emociones, muy posiblemente alguna forma de ira, en el bazo.

3. Entre las cejas, del lado izquierdo: podría indicar una represión de emociones que afecta al hígado.

4. Los ojos: podrían indicar problemas de articulaciones, intestinos o tiroides.

Los ojos revelan mucho. Los iris pequeños apuntan a problemas de articulaciones, y un iris particularmente blanco puede indicar que las articulaciones no están en su mejor estado. Un iris manchado significa una absorción de nutrientes deficiente por parte de los intestinos. Si, por ejemplo, te encuentras un anillo claro alrededor del iris, es recomendable reducir el consumo de azúcar y de sal, puesto que indica el exceso de ambos. Finalmente, un color amarillento en los ojos es un claro indicador de problemas de hígado.

5. Debajo de los ojos: podría significar una función deficiente de los riñones.

La hinchazón y la prominencia de las bolsas debajo de los ojos indican que los riñones están funcionando de forma pobre, y esto puede deberse a la sobreexigencia. Para remediarlo, es importante aumentar drásticamente la ingesta de agua, e incorporar algunas especias y preparados que ayuden a acelerar la metabolización de líquidos y sólidos. Otro consejo para ayudar a la salud de los riñones: asegurarnos de masticar bien los alimentos.

6. Mejillas: pueden indicar lentitud en el metabolismo, baja absorción de nutrientes, problemas en los pulmones.

Las mejillas manchadas o descoloridas pueden ser indicadores de una metabolización deficiente y una pobre absorción de importantes nutrientes como el hierro o el ácido fólico. Además, la coloración de las mejillas tiene estrecha relación con el funcionamiento de los pulmones (recuerda, por ejemplo, cuán rojas se tornan las mejillas luego de un gran esfuerzo respiratorio) así que es recomendable incorporar ejercicios de respiración a la rutina.

7. La nariz: pueden indicar problemas de sangre y de corazón.

Tanto las mejillas como la nariz se encuentran gobernados por el dosha Pitta, el elemento de fuego, de modo que cualquier indicador en esta área habla de revoluciones internas. La nariz se relaciona estrechamente con el sistema circulatorio, así que las imperfecciones de esta zona son indicios de problemas de circulación. Para estos casos conviene elevar el consumo de grasas saludables (presentes, por ejemplo, en el aguacate y el aceite de oliva) y evitar el consumo de alcohol, café y comidas picantes.

8. El labio inferior: puede indicar problemas de digestión.

Si se encuentra machas de color marrón en la piel del labio inferior, es probable que indiquen indigestión y una función pobre de parte de las enzimas. También podrían anunciar la presencia de parásitos en los intestinos. Una buena idea para remediar esto es aumentar la ingesta de probióticos.

Por su parte, los labios pálidos podrían estar indicando anemia, de modo de conviene fortalecer el consumo de vegetales de hoja y otros alimentos ricos en hierro.

Un tinte azulado en el labio inferior puede estar indicando poca absorción de oxígeno, e incluso algún problema cardíaco. Si este síntoma va acompañado de una sensación de falta de aliento, es recomendable acudir a un médico.

Finalmente, un labio inferior descolorido es indicador de desórdenes intestinales, y si la falta de color se halla a sobre los bordes, los riñones podrían no estar funcionando bien.

9. La lengua: puede señalar acumulación de toxinas o problemas de pulmón.

La lengua es el primer lugar donde se manifiestan muchos desórdenes internos, de modo que es recomendable inspeccionarla a diario, preferentemente por la mañana. Un residuo blanco en el medio o en el fondo de la lengua pueden indicar la acumulación de toxinas en los intestinos o el colon, y esto significa que una desintoxicación es recomendable.

La espumosidad o abrasiones situadas en el perímetro de la lengua pueden estar indicando problemas de pulmones, lo cual vuelve imprescindibles la actividad aeróbica y la meditación.

El consumo frecuente o abusivo de comida procesada puede ocasionar bordes rígidos o desparejos en la lengua. Esto se evita y controla con el consumo de comidas integrales, ricas en vitaminas, hierro y ácido fólico.

10. El mentón: suele ser indicador de un desequilibrio hormonal.

Los cambios y desequilibrios hormonales suelen manifestarse en esta zona, y por lo tanto es más probable encontrar erupciones en el mentón alrededor del ciclo menstrual. Es importante reducir el estrés al mínimo posible, dormir lo necesario y realizar ejercicio para curar estas imperfecciones, situadas en el área que gobierna el dosha Kappa.

A menudo, y por tratarse de una parte tan expuesta de nuestro cuerpo, tratamos de ocultar lo que sucede en la piel de nuestro rostro. Con estas técnicas de diagnóstico, en lugar de tapar imperfecciones, debemos prestar atención a qué es lo que nuestra piel quiere decir sobre la salud de nuestro cuerpo. Se trata, nada más, de prestarnos un poco de atención.

via MindBodyGreen.com