Primer niño que se salva gracias a un implante biodegradable de impresión 3D

En EEUU, un niño de tres años se convirtió en el primer paciente en el mundo en someterse a  una cirugía que implicó la inserción de férulas de impresión 3D en su garganta. Los implantes biodegradables hechos a las medidas exactas del pequeño paciente que lo han curado de una enfermedad potencialmente fatal.

La historia del pequeño Kaiba

Este pequeño, fue uno de tres bebes que se sometieron a una cirugía pionera de emergencia para mantener sus gargantas abiertas y así permitir el crecimiento natural de estos los infantes.

La enfermedad que padecen estos pequeños afecta aproximadamente a 1 de cada 2.000 bebés y hace que la tráquea colapse periódicamente, estamos hablando de  tranqueobroncomalacia, una enfermedad que impide la respiración normal y que conduce a complicaciones de salud, incluso la muerte prematura. La primera vez que operaron a Kaiba Gionfriddo de Ohio fue en 2012, cuando este infante solo tenía tres meses de edad.

Los tres niños, han respondido positivamente al tratamiento. Kaiba, ahora es considerado efectivamente curado. El implante biodegradable ha sido parcialmente reabsorbido por su cuerpo, es decir, ya no tiene que depender completamente de éste para respirar.

Glen Green, quien fue parte del equipo de operación en el CS Mott, Hospital Niños de la Universidad de Michigan en Ann Arbor, comentó que “este diseño de ingeniería ha funcionado según lo previsto y que el primer paciente que recibió este implante hace tres años aparentemente está curado de traqueobroncomalacia”

Proceso de la operación y creación de férulas 3D

Para la creación de estos implantes, los científicos afinaron las instrucciones de la impresión para cada férula, para que ésta se adaptara perfectamente a las necesidades individuales de cada niño. Hechas a partir de una capa de polímero no tóxico degradable,  impreso por capas en tres dimensiones y basado en información obtenida directamente de tomografías computarizadas de la tráquea de cada bebé.

Estos casos abrieron nuevos caminos para nosotros porque hemos sido capaces de utilizar la impresión 3D para diseñar un dispositivo que restaura con éxito la respiración de los pacientes a través de un procedimiento que nunca se había hecho antes”, dijo el Dr. Green.

Pic9

Hoy en día, nuestro primer paciente Kaiba es un activo y saludable de niño de 3 años de edad, actualmente está en preescolar y tiene un futuro brillante. Cualquier persona que conozca este caso, puede confirmar las esperanzas y posibilidades de sobrevivir que tienen aquellos que padecen la misma enfermedad”  añadió.

La madre de Kaiba, Abril Gionfriddo comentó que la primera vez que fue hospitalizado, los médicos dijeron que no sabían si podría salir de esto, y daba miedo sabiendo que él fue el primer niño que se sometió a este procedimiento, pero era la única opción. Y lo mejor de todo, es que le salvo la vida.

Evolución de los pacientes

La revista Science Translational Medicine, publicó la evolución de los otros dos niños que recibieron sus implantes cuando tenían 5 meses y 16 meses, y afortunadamente están libres de las restricciones normales que los pacientes tenían que vivir. Al igual que Kaiba, siguen su tratamiento de medicamentos potenciales y son colocados en sus ventiladores mecánicos.

El Dr. Green, comentó que la férula de las vías respiratorias es una de las primeras impresiones 3D de implantes médicos. La acotación más importante, es que esta obra científica va a cambiar de forma con el crecimiento del niño con el tiempo, permitiendo que siga su curso natural hasta que el implante sea reabsorbido, finalmente curando su enfermedad.

El profesor de ingeniería biomédica de la Universidad de Michigan, Scott Hollister, comentó que cada implante está perfectamente diseñado para adaptarse al crecimiento de cada infante, y esto es lo que los científicos han llamado el diseño en 4D.

Es decir, el implante fue diseñado de manera muy metódica y analizado para que al momento de implantar la férula, ésta permitiera que creciera la vía respiratoria con el tiempo.

Con el diseño en cuatro dimensiones, se ve como se abre la férula con el crecimiento de las vías respiratorias debido a su geometría, y se va reabsorbiendo al mismo tiempo del progreso para dejar una vía respiratoria normal.

Estos pequeños pacientes fueron tratados como emergencia ya que no había otra opción viable. Pero ahora, los científicos están planeando algunos ensayos clínicos con unos 30 pacientes con férulas impresas en 3D.

Metas de los investigadores

El equipo de científicos tiene como proyecto imprimir replicas de polímero de la tráquea y pulmones de cada niño, para que ellos puedan practicar la inserción de los implantes antes de una operación real.

Finalmente, el Dr. Green concluyó que están felices de haber encontrado una manera para mejorar la vida. El potencial de los impresos médicos 3D, mejora la situación de la salud para los pacientes, pero se necesita más información para implementar este procedimiento en la práctica médica.

Via:www.independent.co.uk